logo


Si pienso en la idea del parto que me ha inculcado la sociedad en la que vivo, pensaré en un parto en una cama de hospital, en un parto con epidural  y episiotomía, en un parto en el que la mujer grita y se retuerce de dolor, en el que hay médicos y enfermeras que te dicen “empuja, empuja, respira, respira, empuja ahorSigue leyendo